Durante las jornadas jurídicas de Ceuta, Jose Antonio Seijas realizó una ponencia y realizó declaraciones a El Faro sobre la responsabilidad civil médica, en relación con la jurisprudencia dictada en la Sala Primera del Tribunal Supremo.

José Antonio Seijas, magistrado de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, visitó Ceuta para asistir a las X Jornadas Jurídicas como ponente. Durante su intervención trató el tema de la responsabilidad civil médica, con base en la jurisprudencia dictada en la Sala Primera del Tribunal Supremo.

En declaraciones a El Faro, Seijas aseguró que uno de los avances legales más importantes se basa en el consentimiento informado. Una práctica que tardó en incorporarse, pese a estar establecida por ley, pero que resulta fundamental dentro de los derechos de los pacientes. Gracias a ella, el paciente debe recibir toda la información sobre su intervención y tiene que dar la aprobación para cualquier intervención o tratamiento.

Mientras que se han ido logrando estos avances, una de las situaciones que Seijas expuso a El Faro fue cómo la demora en las listas de espera puede determinar una responsabilidad, ya no de la actuación de los médicos, sino de la misma Administración, debido a los recortes en materia de salud. Ante este tipo de situaciones, el magistrado del Tribunal Supremo reconoce que el juez tiene que verificar en quién recae la responsabilidad, si en la Administración por no dotar de medios a los profesionales o si la negligencia obedece a una mala praxis del profesional sanitario.

Pese a que se den casos que posteriormente lleguen a sus manos, Seijas rompe una lanza a favor de la sanidad española, asegurando que la clase médica en España “funciona muy bien”. Para el magistrado, el sistema de salud español “goza de muy buena salud”, y el hecho de que exista una responsabilidad médica no significa que haya una persecución hacia el profesional y la práctica médica.

Aunque Seijas centró su charla en la responsabilidad civil médica, también expresó su preocupación por las agresiones de las que son víctimas, cada vez más, el personal sanitario, un tema del que ya ha alertado en numerosas ocasiones el Colegio de Médicos de Ceuta.  Condenó que no se puede actuar contra los médicos, porque de ser así, no sólo se ataca a una persona, sino a todo un sistema de salud del que gozamos los ciudadanos, por lo que es un perjuicio también para el paciente.

“Las leyes deben proteger a estos profesionales con sanciones importantes a aquellos que agreden, porque no sólo están agrediendo al médico, sino a toda una institución”, incide el magistrado, opinando que se está pasando por un momento complicado “donde se creen que se puede hacer todo”, pero el hecho de tener una pérdida de un familiar en la mesa de un quirófano no da derecho a nadie a culpar y arremeter contra el profesional médico.

Para acceder a la entrevista completa de El Faro, pinche aquí.