Enrique Roviralta, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Ceuta, asegura que las medidas actuales no son suficientes para detener los casos de agresiones al personal sanitario, los cuales van en aumento. 

El Colegio de Médicos de Ceuta expresa su indignación y condena una nueva agresión al equipo sanitario del 061. Desde nuestra institución queremos presentar nuestra máxima solidaridad hacia un colectivo que realiza una labor encomiable, asistiendo a un gran número de pacientes en sus domicilios. Como acto de protesta ante estas agresiones, varios miembros del Colegio de Médicos de Ceuta se han unido hoy a la concentración de protesta en la puerta del Hospital Universitario de Ceuta.

Enrique Roviralta, presidente del Colegio de Médicos de Ceuta, ha mostrado su preocupación sobre el tema y ha explicado que  «las medidas actuales no son suficientes, puesto que se dan agresiones. Es más, van en aumento». Además, el colegiado ha añadido que entiende que las medidas que se requieren son complejas, pero que deberá trabajarse en conjunto para avanzar y añadir medidas legales, judiciales y desde la administración sanitaria para detener estos incidentes.

Como adición a lo anterior, Enrique Roviralta ha querido reflexionar sobre el papel que desempeñan los organismos e instituciones y ha mostrado que queda mucho camino por recorrer: «Algo estamos haciendo mal, no solo en Ceuta, sino a nivel nacional, porque el problema de las agresiones va en aumento». 

 

Una Nueva Agresión al Personal Sanitario en Ceuta

La concentración de protesta se ha convocado desde el Sindicato Médico de Ceuta tras un nuevo incidente ocurrido la tarde de ayer en Ceuta. Cuatro personas del equipo médico del 061 fueron presuntamente retenidas y atacadas, tras una intervención a domicilio. Según explican los afectados, el agresor intimidó a los sanitarios y les atacó, provocándoles diversas lesiones.

Tras este incidente, el presunto agresor fue detenido y puesto a disposición judicial. Las víctimas se dirigieron a la comisaría para presentar las pertinentes denuncias y condenar este tipo de agresiones al personal sanitario, que son cada vez más frecuentes.

   

Basta ya de agresiones al personal sanitario.