El Real Decreto Ley ha sido elaborado sin informar previamente ni tener en cuenta la opinión de los profesionales médicos

El Colegio de Médicos de Ceuta manifiesta su total oposición al Real Decreto Ley aprobado el martes, 29 de septiembre, por el Consejo de Ministros sobre las medidas urgentes en materia de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. De esta forma, se une al comunicado que emitió ayer el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) sobre la reforma de ley.

El organismo ceutí muestra su profunda preocupación ante este nuevo Real Decreto que modifica una ley fundamental, como es la orgánica de Ordenación de Profesiones Sanitarias, para que se pueda contratar a médicos que, a pesar de carecer del título oficial de especialidad médica, puedan realizar funciones propias de estos profesionales. Con la reforma también se acelerarán los trámites para abrir una vía de ejercicio a médicos de estados no pertenecientes a la Unión Europea, facilitando el ejercicio a los facultativos que no tengan el título de especialista. Ante esta situación, el CGCOM y el Colegio de Médicos de Ceuta aseguran que se mantendrán alerta para garantizar que los profesionales reúnan las mejores condiciones y exigen un Comité de Control que verifique la seguridad clínica de los pacientes.

De nuevo, las medidas implantadas ponen de manifiesto la falta de contacto de las administraciones con los representantes del sector médico, los cuales se han mostrado predispuestos en todo momento a brindar ayuda ante los problemas relacionados con la sanidad. El Colegio de Médicos considera intolerable que, además de no consultar a los profesionales, no se contemplen acciones para paliar la precariedad y temporalidad de miles de facultativos especialistas, algo imprescindible ahora más que nunca ante el sobreesfuerzo de los sanitarios debido a la pandemia provocada por el COVID-19.

Por otra parte, dentro del texto legal se permite que el personal de enfermería que presta servicios en centros hospitalarios pase a realizarlos en centros de Atención Primaria de su área de influencia para llevar a cabo las funciones propias de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, de forma excepcional y transitoria, por insuficiencia de personal. El Colegio de Médicos insiste que esto es una clara vulneración de las competencias médicas y reclama una rectificación inmediata por parte de la Administración, recordando que hay otras vías para cubrir este tipo de situaciones, como la contratación que propone el CGCOM de los 7100 graduados en Medicina. 

Por todo lo señalado, el Colegio de Médicos se une a la demanda del CGCOM para que el Consejo de Ministros rectifique esta reforma y, con ello, garantizar la seguridad de los pacientes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad