El Sindicato Médico apoya la concentración de repulsa que tendrá lugar el jueves a las 12.00 h.

Un día más, otro profesional sanitario agredido. Hoy ha sido una enfermera, pero mañana podría ser cualquier otro de los cientos de profesionales sanitarios que realizan su labor cada día en esta ciudad, con la incertidumbre de saber en qué condiciones van a acabar su jornada.

Desde el Sindicato Médico quieren mostrar su más unánime apoyo a la enfermera víctima del acoso por parte del paciente que la amenazó de muerte, y junto a ella, a todo el colectivo de enfermería. Una enfermera que ha demostrado cada día su profesionalidad y su implicación con los pacientes que atiende a diario en sus domicilios.

Esta avalancha de ataques a los trabajadores de la salud pone de manifiesto que no son suficientes las medidas adoptadas. Los trabajadores médicos, y en especial los que prestan servicio asistencial en los domicilios de sus pacientes, nos encontramos muchas veces indefensos ante los ataques propinados por ellos. Nunca sabemos si una jornada podría ser la última.

Día tras día vemos como atentan contra nuestra integridad física y psíquica en el ejercicio de nuestro trabajo, que no es otro que el de proporcionar las mejores condiciones de salud a nuestros pacientes. Una labor que algunos de ellos nos devuelven intentando causarnos el mayor perjuicio posible.

Por eso, y porque es una lacra que nos afecta a todos los profesionales sanitarios, el Sindicato Médico secunda la concentración de repulsa que tendrá lugar mañana jueves a las 12.00 a las puertas del centro de salud del recinto.

Luchando juntos, acabaremos con las agresiones a los profesionales sanitarios.